viernes, 17 de agosto de 2012

Martes, 7 de agosto de 2012

Urgente, estas son pruebas del asesinato de Oswaldo Payá

Arriba pueden leer la pregunta que se hace Regis Iglesias, del Movimiento Cristiano Liberación, en un tweet. Leo la versión de los hechos a la que se refiere, que transcribo abajo, y me doy cuenta de que la mayoría de los periodistas o no escucharon bien a Rosa María Payá o los testigos claves han desaparecido. De todas formas, la hija de Payá dio estos importantísimos datos el 1 de agosto y hoy es que aparecen transcritos en la página web de Oswaldo.

Es urgente divulgar este documento donde se prueba que el gobierno cubano miente, que hay elementos que se han escondido, y que todo indica que Oswaldo y Harold fueron asesinados, no murieron en un "accidente de tránsito".

A continuación la transcripción de lo que dijo Rosa María Payá acerca de la muerte de su padre:

No pretendo hoy dar otra versión de lo ocurrido, no estamos en este momento acusando a nadie. Los hechos que relataré a continuación fueron leídos por el  capitán Fulgencio Medina, instructor penal,  en un salón del Hospital Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo. La tarde-noche del Domingo 22 de julio. No haré aclaraciones sobre la forma en que estas informaciones han ido llegando a nuestras manos, pues no queremos someter a las presiones de la seguridad del estado a las personas que en solidaridad con nuestra familia nos han hecho llegar estas noticias.

Según nos han dicho, el Capitán Fulgencio Medina, instructor penal, haciendo lectura de las actas de las declaraciones de los testigos de los hechos que terminaron con la vida de mi padre y de Harold,  contó lo siguiente a todos los presentes en uno de los salones del hospital:

El capitán dijo que iba a contar como pasó, leyendo las declaraciones de los testigos, decía:

Los testigos de la bicicleta y el del tractor decían que había un lada rojo que viajaba paralelo con el carro siniestrado.

En un momento el carro siniestrado adelanta a todos, a la bicicleta, al tractor y al lada rojo y en ese momento viene el cambio de pavimento, del pavimento al terraplén.

El ciclista dice que él solo ve el polvo cuando cae el carro (pero le pareció normal).

El del tractor comenta que parece que ha pasado algo.

El oficial dice que venía otro tractor de frente pero al parecer la vía era suficientemente ancha y el tractor estaba suficientemente lejos como para provocar ninguna reacción en Ángel. No había ningún peligro de impacto.

Los del lada rojo salen a socorrer, según palabras del testigo en bicicleta y el del tractor.

El oficial dice que los testigos dicen que cuando las personas del lada rojo se acercaron a socorrer al español este reaccionó diciendo: ¿Quienes son ustedes y por qué nos hacen esto?

Primero sacan al español y había uno quejándose (que al parecer era Harold), pero que tenía una pierna muy lastimada y se tocaba el pecho, como si le doliera mucho. Con el otro no hacen nada porque dicen que lo tocaron y se dieron cuenta de que estaba muerto.

Sacaron primero a los dos extranjeros, y los del lada rojo sacan un celular que ellos mismos llevaban y dicen: manden una ambulancia para acá que ha ocurrido un accidente.

En ese momento llega una camioneta azul y allí montan a algunos heridos y salen camino al hospital.

Reciben la llamada de la muchacha y dicen no saber de quién era el celular porque todo estaba revuelto. La atiende primero un oficial de tránsito y luego la médico legal.

Fulgencio Medina dice que sabía que la hija había llamado porque la atendió la médico legal que había ido en la ambulancia.

Aquí terminan las informaciones que nos han llegado sobre lo que el Capitán Fulgencio Medina dijo esa tarde-noche en ese salón ante otros oficiales y todas las demás personas que se encontraban allí.

Nos parece muy raro:

1.    Que vinera un médico legal en la ambulancia.

2.    Que en ninguna de las versiones oficiales se hable de este lada rojo y de las personas que viajaban en él.

3.    De no existir las personas que viajaban en este lada rojo quién pudo entonces llamar a la ambulancia.

4.    La reacción que según los testigos tuvo Ángel en el momento de ser socorrido

5.    Quién y cómo se diagnóstico tan prematuramente la muerte de mi padre

Nos han hecho llegar otras informaciones, entre ellas:

Tenemos información de que la ambulancia fue pedida por un teniente coronel y que en una ambulancia llevaron a Harold al Hospital, pero antes hicieron una escala en un hospital infantil.

Tenemos información también de que el médico que atendió a Harold (llamado ¨el Nene¨, hijo del Dr. Pérez Profet) se expresó despectivamente de él. Y les dijo a los demás médicos y enfermeras que esas personas traían drogas e iban para Santiago a poner bombas.

Me surgen dudas sobre la atención que recibió mi amigo en ese hospital.

Nos han informado que Ángel llegó al hospital acompañado por un oficial que decía ser testigo ocular del accidente, y que allí Ángel expresó dos veces que el auto había sido embestido por detrás.

Me pregunto, Si este oficial era testigo:

¿Qué hacía allí?

¿Por qué no traslado a los heridos en su carro?

¿Si fue él quien llamó, cómo sabía el teléfono del hospital?

¿Sería uno de los del lada rojo?

Me surgen dudas también respecto al estado técnico del auto en que viajaban mi padre y Harold.

A nuestros amigos, las personas que nos representaban ese día en el hospital hasta que mi madre pudiese llegar, no les dejaron ver el cuerpo de mi padre hasta pasadas las 8 de la noche. Ellos nos contaron que el cadáver tenía una jeringuilla puesta a la altura de la ingle, una camisa, su pitusa y los zapatos y que a esa hora el cuerpo todavía estaba sin recibir ningún tratamiento de conservación, ni refrigeración.

Sobre el estado de Harold, un médico les comentó que el muchacho iba a morir porque tenía muerte encefálica. Dato, este último, que no coincide con la versión oficial sobre la causa de muerte de Harold Cepero y que también es muy extraño pues los testigos dicen haber visto a Harold consciente según la información que nos llegó sobre las palabras leídas por el Capitán Fulgencio Medina.

Nuestros amigos no tuvieron acceso a los sobrevivientes hasta después de que Ángel estaba sedado por lo que nunca pudieron hablar con él. Con Aron apenas pudieron identificarse porque ellos no hablaban inglés.

Aron, Ángel y yo nos vimos la tarde del viernes y conversamos, como conversan tres jóvenes con inquietudes sociales, sin agendas injerencistas ni dinero de por medio.

Mi padre se enfrentó al poder de un estado, un estado totalitario con 53 años de experiencia. Y ese estado viene dejando caer toda su fuerza contra una familia, mi familia hace ya muchos años. Reitero mi temor por la vida de mis hermanos, de mi madre y de toda mi familia. Reitero que responsabilizo al gobierno por la integridad física de los miembros de mi familia.

Tenemos el apoyo de muchos dentro y fuera de Cuba, lo agradecemos profundamente. Por otro lado, sabemos que estos sucesos se han convertido en un asunto de estado y sabemos que entre estados en ocasiones se pacta y se calla, pero aunque otros callen nosotros no callaremos, no dejaremos de buscar la verdad aunque eso signifique quedarnos solos. Mi padre, el Movimiento Cristiano Liberación y mi familia nos hemos visto solos antes, no le tememos a la soledad. Sabemos, porque nos parece haber estado tocándolo en los últimos días, que solo el mal teme a la verdad.

Comunicado de la familia de Oswaldo Payá Sardiñas
Ofelia Acevedo
MCL Oswaldo Payá

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

El Movimiento Cristiano de Liberación, el grupo que lideraba Oswaldo Payá y que ahora dirige, desde La Habana, su viuda, Ofelia Acevedo, sigue reclamando una "investigación independiente" de la muerte de Payá, explica Regis Iglesias, mano derecha y amigo de Payá. "Queremos saber qué pasó, de verdad", insiste Carlos Payá, en conversación con EL MUNDO.
Para ello lanzaron ayer una campaña por Internet, a través de la página Change.org, con el objetivo de "aclarar las circunstancias de la muerte de Oswaldo Payá y de Harold Cepero". Entre las más de 1.000 firmas que la petición consiguió ayer, están la de Rosa Montero, la escritora cubana Zoé Valdés, el filósofo Fernando Savater, el diputado de Unión, Progreso y Democracia, Toni Cantó o Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE).


 http://www.elmundo.es/elmundo/2012/07/30/internacional/1343675853.html




martes, 14 de agosto de 2012

El amor no pasará. Por OFELIA ACEVEDO 11 de agosto de 2012

 http://elmundo.orbyt.es/
El amor no pasará
Por OFELIA ACEVEDO
11 de agosto de 2012
Mi tristeza a veces se convierte en dolor que aprieta mi pecho; otras, en angustia que me impide respirar. Y entonces salgo a buscarlo, me paredce que oigo su voz, que siento sus pasos... Dios, ¡cómo extraño sus llegadas a casa!
Cada vez que Oswaldo tenía ocasión, un breve tiempo libre tras concluir algún trabajo en los hospitales de la ciudad que le llamaban para hacer su trabajo, silenciosamente me sorprendía su abrazo. La taza de café, que diariamente le llevaba a la cama para que empezara su día, está -como yo- vacía. Cuánto me reprocho haberme quedado esa noche en casa de mi mamá. No pude despedirlo en la puerta como otras madrugadas en las que viajaba de igual manera…
El martes 31 de julio, a las nueve menos cuarto de la noche, pasados nueve días de la muerte de Oswaldo, recibí una citación oficial para comparecer al día siguiente a las 11 de la mañana en la Dirección General de Criminalística, sita en el municipio de Boyeros, para «ventilar asuntos relacionados con la responsabilidad civil derivada del accidente». Según me dijeron, querían saber si nuestra familia reclamaría indemnización al joven español Ángel Carromero, a quien probablemente instruirían de cargos por ser el conductor del vehículo siniestrado donde viajaban mi esposo Oswaldo Payá y Harold Cepero Escalante y en el que ambos resultaron muertos. Hasta hoy nadie me ha comunicado oficialmente la muerte de mi esposo.
Mis tres hijos y yo expresamos al oficial que nos citó que no reclamaríamos ni aceptaríamos ningún tipo de indemnización porque no estábamos de acuerdo con la versión oficial que los órganos de la Seguridad del Estado habían presentado por la televisión nacional. Ni estábamos de acuerdo con la responsabilidad que, derivada de esa versión, pretendían imponer a Ángel. Añadimos que permanecemos reclamando poder entrevistarnos con él, sin la presencia física de algún miembro de la Seguridad del Estado.
No conocí personalmente a estos muchachos, a Ángel Carromero y Jens Aron Modig, quienes por edad pueden ser hijos nuestros. Oswaldo me dijo de ellos que son jóvenes políticos que deseaban conocernos porque saben de nuestra propuesta civilista y del trabajo del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) durante tantos años, que querían expresarnos su solidaridad y apoyo.
¿Cómo iban a imaginar estos jóvenes, nacidos en Madrid y Estocolmo, que tales intenciones son «ilegales» para una dictadura; que sentarse a conversar tranquilamente cerca del mar con mi hija, sobre inquietudes sociales y políticas, sobre la realidad social en sus respectivos países y compartir puntos de vista, está «prohibido» y «constituye una injerencia en los asuntos internos» de otro país, de este país sometido por más de medio siglo al despotismo de un grupo de individuos en el poder?
¿Cómo entender que es «ilegal» facilitarles a mi esposo y a Harold viajar hasta Santiago de Cuba, para que éstos -y no ellos, como quiere hacer ver la propaganda intimidatoria y manipuladora del Gobierno cubano- pudieran encontrarse con miembros del MCL? ¿Por qué no pueden entrar en Cuba con visas de turistas? ¿Acaso si hubieran expresado su deseo de venir a la isla a visitar a mi esposo les hubieran dejado las autoridades entrar en nuestro país? ¿Qué tipo de visa necesitan para eso? ¿Por qué es ilegal que nos visiten turistas? ¿En qué parte del mundo son delitos estos hechos? Sí, puede que también en Corea del Norte ocurra lo mismo.
Todo el que conoció a Oswaldo Payá, de dentro o de fuera de Cuba, sabe que a nadie se le ocurría venir a organizar ninguna estructura dentro del Movimiento, ni tan siquiera a decirle cómo hacerlo. Mucho menos a estos jóvenes, que provienen de ambientes políticos que hace muchos años son amigos del Movimiento Cristiano Liberación; que respetaban y admiraban mucho a mi esposo y toda su obra pacífica por los derechos, la libertad y la democracia para Cuba.
Esa gran mentira que ha querido la Seguridad del Estado que declare el joven sueco sobre lo que venían hacer a Cuba, es suficiente para saber que nada que estos muchachos declaren o hayan declarado públicamente, mientras se encuentran cautivos o bajo el control represivo de las fuerzas de la Seguridad del Estado, se puede tener en consideración. La Historia nos ha demostrado eso muchas veces cuando de regímenes totalitarios se trata.
Mi familia y yo pedimos que una comisión internacional independiente del Gobierno cubano investigue los hechos. Agradecemos a todos los que se han sumado y siguen sumándose a nuestra lucha por llegar a la verdad de lo sucedido. Lamentamos mucho que Ángel Carromero esté aún detenido, deseamos que pronto se encuentre con su familia. No conocemos ninguna prueba verificable, ningún elemento o indicio, que me demuestre una conducta imprudente de Ángel. Estoy segura de que Oswaldo Payá no le habría permitido cometer ninguna infracción del tránsito. Mi esposo sabía la gran responsabilidad que tenía para con los que con él viajaban.
Deseamos que sea liberado. Quizá sólo cuando hable con Ángel sabré qué pasó realmente esa tarde del 22 de julio, cuando ellos se acercaban a la ciudad de Bayamo y una nube de polvo ocultó el momento en que todas las fuerzas del mal descargaron todo su poder sobre la cabeza de mi esposo, destruyendo brutalmente la fuente de su pensamiento y su palabra. Pero el amor es más fuerte que la muerte. Y como él mismo dice: «Trabajamos y luchamos con amor por Cuba y con la esperanza puesta en las capacidades, el valor, la solidaridad y la buena voluntad de todos los cubanos. Buscamos todos los derechos para todas las personas».
El amor no pasará. Por eso su obra y la obra de todos los miembros del Movimiento Cristiano Liberación que junto a él han luchado durante todos estos años y continúan luchando, no pasará.
OFELIA ACEVEDO es la viuda del disidente cubano Oswaldo Payá y nueva dirigente del Movimiento Cristiano Liberación.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ... posted by PPAC @ 8/13/2012 09:57:00 p.m.

viernes, 3 de agosto de 2012

Falling Short in Understanding Cuban Intelligence by Chris Simmons


Falling Short in Understanding Cuban Intelligence: Part I in a Series 1

In “Cuba’s Intelligence Machine,” the newly released assessment by The University of Miami’s Cuba Transition Project, Dr. Brian Latell provides a breezy and very readable summary of Cuban Intelligence with two notable exceptions:
  1. The primary mission and target of Cuban Intelligence is incorrect.
  2. The number of Cuban operations known to have been destroyed/degraded by US Counterintelligence is grossly understated.
Today, I will address the first issue.   In “Cuba’s Intelligence Machine,” Latell claims the United States is “the raison d’être” of Cuban intelligence, according to still another experienced defector I interviewed.”

http://cubaconfidential.wordpress.com/2012/08/02/falling-short-in-understanding-cuban-intelligence-part-i-in-a-series-2/