lunes, 2 de diciembre de 2013

LA STASI Y LA IMPRENTA NACIONAL DEL MINISTERIO DEL INTERIOR DE CUBA

Jorge L. García Vázquez

Stasi-Minint Connection© 

 

              LA STASI Y LA IMPRENTA NACIONAL DEL MININT




Berlín- El Ministerio para la Seguridad del Estado de la ex RDA y el Ministerio del Interior de Cuba realizaron, durante las tres décadas de cooperación represiva, múltiples acciones conjuntas y operaciones de espionaje, desinformación e intercambio de información científico-técnica. 








 "Las condiciones que en estos momentos presenta la Imprenta, hacen que no sea posible enfrascarse en la construcción de una nueva poligráfica, y se trata de ganar tiempo y eficiencia en una modernización..."Tte. Coronel Rafael Benítez Basco

Sobre algunos de estos temas he investigado y comentado en artículos anteriores. Un ejemplo de la magnitud del apoyo técnico brindado por la Stasi a la policía política cubana, lo podemos observar en la modernización de la Red Telefónica Nacional de Minint, a finales de los años 80.


Estas actividades pueden parecer, a muchos años de la caída del Muro de Berlín, solo elementos históricos, algo que pertenece al pasado del totalitarismo comunista.


Pero cuando analizamos el sistema represivo Castro-comunista, nos percatamos rápidamente; especialmente aquellos que conocen de cerca los métodos de la Stasi, el sistema carcelario y sus víctimas, que las experiencias de la Stasi, la KGB y los otros cuerpos represivos de Europa Oriental continúan vigentes y muy activas en el Ministerio del Interior de Cuba y la Seguridad del Estado.


Han habido cambios naturales en la jerarquía y sus planes de trabajo, pero no en sus objetivos y métodos. No pueden haber cambios substanciales pues la opresión política es la que sostiene al sistema comunista y totalitario implantado en Cuba desde 1959.


El Partido Socialista Unificado Alemán aprendió de la experiencia del levantamiento popular del 17 de Junio de 1953. Desde entonces la Stasi aumentó su plantilla de oficiales, informantes y prisiones. El General de Ejército, Erich Mielke, sería su Ministro, casi vitalicio y mano derecha de Erich Honecker.


Los Ministros del Interior de Cuba no tuvieron tanta suerte. Mielke los sobrevivió, en la función, a todos menos al General Abelardo Colomé Ibarra quién sustituyó al General Abrantes en 1989. Mielke fue "sustituido" por la Historia cuando le dejó caer, ante sus ojos, el Muro de Berlín y el Ministerio del Terror que había dirigido por más de 30 años.


                  La Imprenta Nacional del Minint


Las primeras informaciones que tenemos sobre el apoyo brindado por la Stasi en la modernización de la Imprenta del Minint, se remontan a los años 70. Pero fue en 1981 cuando el Ministerio del Interior de Cuba decide realizar la reconstrucción de la misma e invertir mayores recursos técnicos y financieros.


En el año 1981, una delegación de la Stasi, integrada por el Capitán Eberhard Holstein, Jefe del Dpto. Imprenta del M.S.E y el Capitán Günther Reinecke, 2do. Jefe de Dpto, realizó una visita de trabajo a Cuba para analizar y estudiar las posibilidades en la modernización de la Imprenta del Minint.


Fragmento del informe final: "Sobre la base del encuentro sostenido con el Cro. Viceministro del Interior, General de Brigada Angel Mártir Carrión, las conversaciones efectuadas entre los especialistas de ambos países, y las visitas realizadas a la Imprenta Nacional del Minint y otras instalaciones que con nuestra institución colaboran, se llegó al acuerdo por ambas partes que lo fundamental en la etapa actual era la modernización en dos fases de la Imprenta Nacional."


El 11 de Junio de 1981, el Teniente Coronel Rafael Benítez Vasco, Jefe de Relaciones Internacionales del Minint, se dirigía en una misiva al General Willy Damm, su homólogo en la Stasi: "Sobre la base de las relaciones de amistad existente entre los Ministerios de la República Democrática Alemana y de la República de Cuba, nos dirigimos a Usted para comunicarle que el Alto Mando de nuestra Institución está conforme con vuestra proposición en relación a la reconstrucción de nuestra Imprenta."


Comenzó entonces una primera etapa de modernización de la antigua imprenta que incluía cambios en el equipamiento y ayuda en el plan tecnológico así como en la calificación técnica.


El suministro de los equipos era coordinado con las representaciones comerciales de ambos países y la Seguridad del Estado, "a fin de agilizar el envío de los equipos que más nos interesan, trámite que debía realizarse mediante carta al Ministro Mielke y a través de la representación en nuestro país", expresaba el documento-infome del Minint.


En el otoño de 1981, una delegación compuesta por oficiales y especialistas cubanos en poligrafía visitó la Feria de Leipzig con el objetivo de que "vean concretamente nuestros requerimientos y busquen qué nos hace falta y con qué urgencia".


Muchos de los equipos técnicos eran producidos en la RDA, otros como la máquina de empaquetar eran fabricados en la República Federal de Alemania y tenía un valor de unos 17.000 Marcos Federales, cerca de 8000 dólares por esa época.


"Ambas partes, según el documento, acordaron elevar a sus mandos superiores la proposición de que antes de la llegada de los equipos, se realicen construcciones de ampliación en el edificio, a fin de separar la impresión offset, impresión directa y encuadernación....y opinan que con el suministro de equipos anteriormente nombrados, se puede asimilar el trabajo de pases y carnés, realizado actualmente en la Dirección General de Técnica". "Se pueden confeccionar, inclusive, los pasaportes pero el edificio actual no tiene seguridad."


El entonces Ministro del Interior Ramiro Valdés, se dirigía en una carta a Erich Mielke, el 5.11.1983, ultimando los detalles de esta "colaboración poligráfica".


El 26 de mayo de 1981, el Ministerio de la Seguridad del Estado germano-oriental enviaba a La Habana la propuesta para la reconstrucción de la Imprenta y el valor total aproximado: 700 000 Marcos orientales.


El jefe de la Imprenta en 1981 era el Teniente Armando Iglesias. La cantidad de empleados era de 63; de ellos 40 eran del sexo femenino y un tercio del total de trabajadores era civiles. El resto eran empleados del Ministerio del Interior y trabajaban uniformados. El 50% de la técnica era de los Estados Unidos, ya con 50 y 70 años de explotación. El otro 50% provenía de la RDA, URSS, Japón y RFA.


De acuerdo a las actas desclasificadas, de los archivos de la Stasi, esta colaboración se prolongó hasta 1988. El 10 de julio de 1986, el General José Abrantes, ex-Ministro del Interior cubano, solicitaba nuevamente el apoyo de los "compañeros alemanes": 

"Estimado Compañero Mielke: Como usted conoce, gracias a la colaboración del organismo que usted dirige, ha sido posible la puesta en marcha de nuestro Poligráfico, el cual necesita que el personal que opera los diferentes equipos posea una calificación adecuada dada las características tecnológicas de los equipos suministrados." "En el anexo a esta carta, podrá usted apreciar nuestras necesidades de recalificación de personal en las diferentes especialidades..."


El anexo proponía continuar la calificación hasta 1990, mediante cursos en la RDA, con una duración de 3 a 6 meses.

Entre 1985 y 1986 se había concluido el traslado de la Imprenta, a un edificio más amplio, con el funcionamiento total de los equipos.


En 1987, el Jefe del Dpto. de Relaciones Internacionales del Minint, Coronel Lorenzo Hernando Caldeiro, rechazaba en una misiva una oferta para la calificación de personal de la imprenta en empresas de la ex-RDA, "por no tener en estos momentos las condiciones requeridas".


La delegación de la Stasi en 1981 se hospedó en el Hotel "Habana Libre" y en el Hotel Marazul en Santa María del Mar. Los "compañeros" alternaban sus actividades de trabajo con el disfrute del Cabaret "Tropicana", el Restaurant "1830" y las playas cubanas.


El 1ro de mayo fueron invitados a la tribuna para presenciar el desfile y el acto político, el día 6 de mayo visitaron el Museo en la antigua embajada del Perú y el día 8 a una actividad de despedida en el bar del Hotel "Habana Libre". En una ocasión visitaron la Catedral de La Habana, pero no para orar, sino para almorzar en unos de los restaurantes aledaños.

Fuentes:

Archivo/BStU

Comisionado Federal para la Documentación del Servicio de Seguridad del Estado de la antigua República Democrática Alemana


Investigación: Conexión Habana-Berlin. Secretos de Estado y Notas sobre la Colaboración entre la Stasi y el Ministerio del Interior Cuba.Autor Jorge L. García Vázquez
 "The Havana-Berlin Connection: State Secrets and Notes on the Collaboration between the Stasi and MININT"©

Artículo publicado por el autor en la Revista Miscelaneas de Cuba-Suecia/agosto de 2007
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.