martes, 11 de agosto de 2015

LOS SANTOS ESPÍAS DE LA STASI. EXPERIENCIAS PARA LA TRANSICIÓN EN CUBA

LOS SANTOS ESPÍAS DE LA STASI. EXPERIENCIAS PARA LA TRANSICIÓN EN CUBA ?

 Jorge L. García Vázquez
 Stasi-Minint Connection
 Oficina de Documentación
Foto: Archivos / Comisionado Federal para la Documentación del Servicio de Seguridad del Estado de la antigua República Democrática 

Jorge Luís García Vázquez

 A quien pueda interesar:
"...la oposición dentro y fuera de Cuba deben ir creando las bases jurídicas y técnicas, especialmente archivos, que permitan la investigación de los crímenes y violaciones de los derechos humanos cometidas por el Ministerio del Interior de Cuba y la Seguridad del Estado, incluyendo a los miembros de la Dirección de Inteligencia, después de su disolución, decomiso y aseguramiento de sus documentos, oficinas, casas operativas, finanzas, armamento y prisiones.Los archivos de la STASI y de otros cuerpos represivos de la otrora Europa comunista nos sirven de base y son ya parte de la Memoria Histórica cubana.Es importante actuar a tiempo y no permitir que los represores y espías, durante el proceso de transición, ocupen posiciones o funciones políticas y económicas La Seguridad del Estado de Cuba no puede transformarse en una simple agencia de seguridad y tiene que ser disuelta por los opositores cubanos. " 


Ex-miembros de la desaparecida policía política de Alemania Oriental, algunos colaboradores secretos y especialmente oficiales del antiguo servicio de espionaje (HV A) intentan, desde la reunificación de Alemania en 1990, vender una imagen benévola de la STASI. Quieren hacer ver como si este cuerpo represivo comunista hubiera sido una "santa institución, una iglesia o una organización protectora al servicio de la paz mundial y el internacionalismo proletario", "santos espías comunistas uníos". Esta parece ser la divisa.

Ningún servicio de espionaje o seguridad está compuesto por seres caritativos o samaritanos y muchas veces violan las leyes y los derechos de los ciudadanos, algo que se ha hecho visible después del 11/09/2001.

Pero lo que los ex-agentes del Ministerio para la Seguridad del Estado de la difunta República Democrática Alemana no quieren comprender, es el daño que causaron a miles de personas en un país que estaba rodeado de alambradas y muros, soldados fronterizos armados, minas, entre ellas la SM 70, un artefacto mortal, que no apuntaba al supuesto enemigo que intentaba penetrar en territorio de Alemania Oriental, sino a los que deseaban escapar del "paraíso comunista".

"Un país donde sus habitantes recibían obligatorias vacunas, educación y atención médica casi gratuita, lo suficiente para comer y un techo, pero también balazos, prisión y persecución política si intentaban huir o contradecir al Partido Comunista. Que Alemania Oriental no era solo STASI, eso lo sabemos, pero sin la STASI no hubiera cumplido el totalitarismo en este país cuarenta años de existencia, cuatro décadas de represión política.."

Hablamos de un sistema de seguridad y policía política que vigilaba y reprimía libremente, sin control parlamentario alguno. "La STASI no era un servicio secreto como otro cualquiera, era una policía secreta", como señaló Karsten Dümmel, el disidente germano-oriental. (Zukunftsforum Politik Nro. 43. Konrad Adenauer Stiftung)

Los ex-agentes, ya jubilados, presentan ahora sus libros, organizan y participan en conferencias. Historiadores y periodistas los escuchan y toman notas, conceden entrevistas a programas de televisión o a revistas y cobran por las mismas con el dinero del antiguo enemigo: " el capitalismo", el sistema que hoy les paga sus rentas y jubilaciones, siempre superior a las que reciben las víctimas.

Uno de estos últimos panfletos fue presentado hace unos días en la sede del periódico "Junge Welt", vocero de los comunistas alemanes, cubanos, venezolanos y de todos los miembros de la comparsa machista- leninista del siglo XXI. Cuando se lee este diario es como catapultarse al año 1989, en plena monarquía socialista. Good By Lenin? Adiós Castro? Eso nunca compañero. Ceguera ideológica total.

El autor Bernd Fischer, antiguo agente del espionaje germano- oriental y ex-diplomático señala las "andanzas y victorias de su servicio secreto en aras de la solidaridad y la hermandad entre los pueblos", especialmente en los países del Tercer Mundo, adiestrando espías, enseñando los métodos de desinformación y represión, creando las bases para instalar el totalitarismo comunista.

El prólogo fue escrito por el último jefe del servicio de inteligencia, General Werner Großmann, que sustituyó en 1986 al legendario Markus Wolf ". Muchos documentos sobre la "inocencia" del espionaje de la STASI no pudo presentar el autor, el Departamento de Inteligencia decidió, durante los turbulentos cambios entre 1989-1990, destruir totalmente sus actas y documentos, para no perjudicar a sus "fuentes".

Durante estos años he sido testigo, en muchas ocasiones, de las mentiras y calumnias de estos maestros de la represión y el terror, especialmente su actitud moral hacia las víctimas. Espías defensores del totalitarismo que se apoyan ahora en el Estado de Derecho y en la democracia que tanto detestaron e intentaron desestabilizar y que continúan utilizando los esquemas y nociones de la Guerra Fría: desinformar, influir y desacreditar.

Ellos saben que las democracias son hasta cierto punto frágiles y conocen muy bien como funcionan los medios de comunicación en las sociedades libres, hacen uso del derecho de la libertad de expresión por la cual fueron enviados a prisión, expulsados de universidades y escuelas o de puestos de trabajo, miles de ciudadanos. Tienen los derechos que nunca tuvieron sus víctimas.

El espionaje germano-oriental, era un departamento del Ministerio para la Seguridad del Estado y cumplía órdenes del Partido Socialista Unificado Alemán y es por lo tanto co-responsable de las violaciones de los derechos de los ciudadanos y opositores, al entregarle a las autoridades informaciones sobre su posición política, personal o social.

Es responsable además de haber organizado cientos de secuestros, arrestos arbitrarios, apoyo a grupos terroristas, espionaje comercial e intentos de asesinato como fue el Operativo Regina con el objetivo de liquidar al ex-preso político Wolgang Welsch, quien desde su puesta en libertad y llegada a Alemania Federal ayudó a escapar a Occidente a más de 200 personas.

La cantidad de secuestros documentados fue cifrado en 862 por el ex -Ministro de Justicia de Alemania Federal Ewald Bucher, como relata en su libro "Geheimdienst ohne Maske", Richard Meier jefe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución( Inteligencia Interior -Contra-Inteligencia) de 1975 a 1983.

El espionaje entregó informaciones, al KGB y al MININT, entre otros servicios de seguridad, sobre las actividades de las organizaciones de Derechos Humanos, por ejemplo: la Sociedad Internacional de Derechos Humanos, IGFM, con sede en Alemania o Amnesty International. Posteriormente la Contra-Inteligencia elaboraba planes de medidas activas para infiltrar y desacreditar a los miembros de estas organizaciones.

El servicio de inteligencia conocía perfectamente de la Directiva 1/67 del Ministro de la STASI Erich Mielke, un complejo de medidas político-operativas, que incluía el internamiento, en caso de crisis, de miles de personas en campamentos de aislamiento. Habían planificado un total de 35 campos de internamiento con capacidad para 26.000 personas.

¿Posee el MININT un plan similar?

Otro campamento estaba previsto para aislar a 855 diplomáticos y corresponsales extranjeros en Berlin Oriental, controlado por el Departamento II, del contra-espionaje. La detención de estas personas sería ejecutada por el Ministerio del Interior pero la Seguridad del Estado tenía el control de las operaciones. Un total de 85.939 personas fueron registradas en este operativo.

La agencia de espionaje de Berlin Oriental estuvo involucrada en la preparación e infiltración de los agentes "Romeos" en Alemania Federal, que reclutó a más de 30 secretarias, que tenían o ocuparon posteriormente posiciones claves y de importancia en partidos políticos, instituciones o en el mismo Gobierno Federal. Estas señoras fueron engañadas y manipuladas por la STASI con refinados métodos psicológicos.

más informaciones en :Los seductores espías de la STASI y un Romeo caribeño"
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=22041

La Sociedad Civil Cubana y la oposición dentro y fuera de Cuba deben ir creando las bases jurídicas y técnicas que permitan la investigación de los crímenes y violaciones cometidas por el Ministerio del interior de Cuba y la Seguridad del Estado, incluyendo a los miembros de la Dirección de Inteligencia, después de su disolución, decomiso y aseguramiento de sus documentos, oficinas, casas operativas, finanzas, armamento y prisiones.Los Archivos de la STASI y de otros cuerpos represivos de la otrora Europa comunista nos sirven de base y son ya parte de la memoria histórica cubana.

Es importante actuar a tiempo y no permitir que los represores y espías, durante el proceso de transición, ocupen posiciones o funciones políticas, económicas o sociales.

La Seguridad del Estado de Cuba no puede transformarse en una agencia de seguridad y tiene que ser disuelta por los opositores cubanos.

El articulo fue publicado originalmente en Misceláneas de Cuba.Lo reproduzco como parte de una serie de artículos con el título : Protocolos y Solicitudes.Conexión La Habana-Berlin.STASI-MININT-Connection.
http://stasi-minint.blogspot.com/2011/01/protocolos-y-solicitudes-colaboracion.html

LOS SANTOS ESPÍAS DE LA STASI. EXPERIENCIAS PARA LA TRANSICIÓN EN CUBA – Misceláneas de Cuba (15 July 2009)
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=21733

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.